Especialización = Conocimiento

Sólo traduzco documentos técnicos. ¿Traducción jurídica? No. ¿Médica? No. ¿Marketing? No. Sólo técnico, por favor.

La ventaja de especializarme es que paso todo el día inmerso en vocabulario técnico, figuras, y especificaciones (que por suerte me gustan mucho).

Este flujo contínuo de traducción técnica me tiene en contacto permanente con la enorme variedad de temas tratados en los documentos, así que entiendo de que están hablando.

Inglés y Español Estupendos

Llevo más de veinte años viviendo en España, de los cuales quince los he dedicado a la traducción. Tiempo completo, 5 (o más) días a la semana. He traducido varios millones de palabras del español al inglés.

Antes de empezar con la traducción, trabajaba como escritor y redactor, con colaboraciones que incluían artículos de revista, historia, y un guión para un documental de historia para Televisión Española (ese lo escríbí en español). Puedes estar seguro, sé escribir en inglés.

Technología = Velocidad

La tecnología hace un papel clave en mi trabajo como traductor. Me encanta la tecnología, y es más, me encanta lo que puede hacer para mi (y para las traducciones de tus documentos).

Uso las últimas tecnologías de traducción, que me han ayudado a generar una base de datos enorme de todas las traducciones de más de una década al alcance de la mano. Cada término buscado e investigado está catalogado y puedo recuperarlo con una búsqueda de medio segundo. Esto me ayuda a traducir muy rápido, y que los resultados sean muy uniformes.